Origen de las pijamas

pijama

Aunque las cosas que nos resultan hoy cotidianas evolucionaron a la par de las necesidades que el hombre fue afrontando a medida que progresaba, algunas tardaron mucho en aparecer, y esas son las pijamas. Su nombre deviene de una expresión persa o India “paejama” que no se ha logrado concluir de qué origen específico sea, porque las pijamas se usaban en ambos lugares cuando los europeos  aún las desconocían. Pero el origen real de las pijamas fue en el Imperio Otomano, los turcos solían ser los que usaron primero que todos los pijamas para vestirse para ir a dormir, antes de ellos el hombre primitivo y los de las siguientes eras de la historia, acostumbraban dormir desnudos cuando el clima lo permitír,  sin distinción alguna.

Así que viajando en el tiempo, si se pudiera claro, ya podrías pensarte en lo embarazoso para alguien acostumbrado a las pijamas visitar una noche a una familia en los albores de la humanidad, cuando todos deambulaban en casa previo a ir a dormir, desnudos.Ya como hemos dicho en el Imperio Otomano se decidieron por pantalón y camisa por igual a la hora de dormir, es decir hombres y mujeres vestidos por igual. Fue el contacto del resto de Europa, los ingleses, con las costumbres de los otomanos lo que permitió que pijama se convirtiera en pieza clave en el hogar inglés de la época, cuando solo era usada por las clases adineradas y con tal desborde de opulencia que tenían todo menos comodidad, las pijamas relegaron al olvido las enormes camisas adornadas de lazos y demás ornamentos que usaban los hombres en Inglaterra.

Las pijamas como todas las prendas fueron evolucionando a medida que se iban adoptando por el mundo, los colonizadores las llevaron a lejanos lugares y se convirtieron tan cotidianas que ya no eran solo para las clases pudientes sino para la gente en general. Adaptándolas a los rigores del clima, ya fuera haciéndolas más abrigadoras para las frías noches invernales y más ligeras para los cálidos anocheceres de un verano. Las pijamas eran básicamente camisa y pantalón, aún siguen siendo un modelo popular pero la moda sin duda constató la importancia del pijama y y pronto surgirían muchos estilos de pijamas siendo las pijamas femeninas las que sufrieran más cambios hasta convertirse en prendas de coquetería en algunos casos y en otros de extrema comodidad como las pijamas para embarazadas y las sugerentes pijamas para recién casadas.

Hoy en día la pijama se usa en todo el mundo, convertida en una pieza vital del vestuario de casa, están hechas para poder llevarlas no solo para dormir sino para andar por casa, y cada día más cómodas y a la moda. En los primeros tiempos se adaptaban con bastante poco atractivo las pijamas de los adultos como pijamas de los niños, otras pijamas que también evolucionaron para convertirse en mil opciones cómodas y encantadoras, pasando claro está por las cómodas pijamas de bebé y las pijamas más especializadas como las pijamas hospitalarias utilizadas para los enfermos de hospitales que demandan cualidades de comodidad y materiales específicos.

Hoy la pijama como hemos dicho es una de las prendas más utilizadas en todas las culturas, aunque algunas las han adaptado a sus propias condiciones y culturas, y con el tiempo supusieron parte importante de la lencería, por lo que dejaron al menos las pijamas femeninas de ser solo parte de la ropa de dormir para convertirse en una prenda que también hemos mencionado extrema coquetería y destinada a favorecer  a la que la luce.

Durante una época las pijamas resultaron tan prácticas para los que empezaban a usarlas y aún era una novedad que las solían llevar bajo la ropa cotidiana, lo que quizá parecía en invierno una buena idea pero que resultaba incómodo en verano y además poco higiénico por cuanto solían usarlas durante muchos días. Sin duda una prenda que ha evolucionado mucho desde que los habitantes del gran Imperio Otomano a diferencia del resto del mundo se vestía mientras otros se desnudaban, para ir a dormir.

Imagen: Vía