Clases de Pijamas

camisonHay una variedad de pijamas femeninas ya que las pijamas masculinas no sufrieron variación alguna desde el aparecimiento de las primeras pijamas, la coquetería femenina demandaba prendas para dormir que además de cómodas fueron muy femeninas. Muchas de ellas se siguen usando, adaptadas a la temporada y a las necesidades de cada una y a la edad también. Entre ellas podríamos mencionar.

El camisón: es una camisa o blusón femenino holgado que se usa para andar por casa antes de ir a dormir y al levantarse, pero que también con el transcurrir del tiempo se fue agregando a la ropa propiamente de dormitorio, y ahora se usa en muchos lugares también para dormir. Suele ser de algodón por la comodidad que supone esta tela y de seda para cuando se quiere lucir especialmente atractiva frente a la pareja. Hay camisones de todo estilo, algunos largos y otros cortos, con mangas y sin mangas, con escote o con lazos, de franela tanto de seda como de algodón.

El Baby Doll, es un camisón muy corto para dormir que se usa con gran éxito desde que fue presentado por primera vez, considerado prenda de dormitorio, suele ser holgado y transparente, con encajes, volantes y otros ornamentos. Además el Baby Doll suele recurrir al escote extremo y a combinarse con las bragas.Se fabrican generalmente en encaje, gasa o seda y transparente que en colores sugerentes como el rojo. Su gran éxito surgió en los años ’50 cuando Caroll Baker en la película Baby Doll. De prenda de cama se fue convirtiendo en un objeto de lencería adulta y por ello suele ser pensada como una prenda para dormir muy sexy.

Bata de casa o Pasadía, ésta es una prenda que fue perdiendo popularidad a medida que las mujeres fueron evolucionando profesionalmente y dejaron el hogar para convertirse en secretarias, ejecutivas y demás. Los días de estar en casa pasaron al olvido y con ellos la bata cómoda para andar por casa. Hoy en día se limita a usarse para tenerla a mano a la hora de levantarse de cama para ducharse o desayunar porque además del hecho de no haber tiempo para las batas, la misma sufrió en su reputación cuando algunas mujeres adoptaron la costumbre de permanecer en ellas durante todo el día, lo que las hacía ver poco favorecidas, un tanto despreocupadas y para muchos ciertamente gordas, o puestas a engordar por la libertad que representaba la prenda.

Hay para todo gusto y ocasión, desde los que hemos nombrado hasta las famosas prendas de pijama denominadas negligée o saltos de cama, una encantadora bata para lucirse con ella más que pensada para dormir y que solían usar en el cine de los grandes filmes las bellezas como Rita Hayworth que tomaban el desayuno se maquillaban vestidas en una coqueta bata larga que las hacía ver decididamente muy sexys. Aunque éstas se usan poco hoy y se consideran muy “vintage” favorecían la imagen femenina, ya que por la suave caída de la tela y el largo estilizaban la figura de la que la lucía.

Imagen: Vía